¿Fidelización?

Cuando en marketing se habla de clientes en muchas ocasiones se termina con el archiconocido concepto de la fidelización (conseguir por toda empresa el máximo número de clientes fieles).

Algún que otro experto dirá que eso de la fidelización no existe, y me sumo a esa opinión porque el cliente es el que decide si quiere ser o no fiel a la empresa, teniendo en cuenta que el concepto de fidelidad depende de la percepción que cada uno tenga. Si a eso le añadimos las definiciones que da el diccionario de la Real Academia, como leal, firme, constante, devoto, religioso, etc; a  mí personalmente no me agrada utilizar dicha palabra para convertir a una persona en mi cliente por un  tiempo indeterminado. Creo que existe otro concepto mucho mas claro para establecer una relación duradera con el cliente, el vínculo o vínculos (punto en común entre cliente y empresa). El concepto de vínculo no solo requiere de nuestra destreza para ser más proactivos con los clientes sino que permite basar dicha relación en multitud de argumentos (emocionales, racionales, …). Leer más…

Fuga de talentos

En ocasiones el concepto o idea que se tiene de una palabra o frase no corresponde del todo con la realidad a la que alude. Cuando nos referimos a la “fuga de talentos” en nuestra mente aparece la definición de emigración al extranjero de científicos para ejercer allí su profesión en detrimento de los intereses de su país, o los farmacéuticos muy solicitados en Inglaterra para trabajar en mastodónticas cadenas de Farmacia. Y aunque esto es así en buena medida, debemos fijarnos en el significado de ambas palabras. Fuga es huída, escape o evasión; y talento, el ingenio, inteligencia, capacidad o habilidad para el desempeño o ejercicio de una ocupación.

No debemos limitarnos solo al ámbito científico, universitario o profesional, fuente incuestionable de  conocimiento, sino que debemos ampliar la perspectiva y abordar el talento desde todos los ámbitos sociales.

Si en las empresas el pilar fundamental son las personas que la componen, todas ellas se pueden considerar talentos, porque de hecho lo son. El talento lo aportan día a día en el desempeño de sus funciones, lo aportan cuando inician un trabajo nuevo, y lo siguen aportando a lo largo de su trayectoria laboral. Leer más…

 Scroll to top